Náutica

01 Marzo, 2021

El regatista del RCNP Antoni Massanet participa en el mundial de los nuevos Persico 69F

El monocasco con foils es una de las embarcaciones más radicales del momento. La competición se disputará a partir del miércoles en la bahía de Gaeta (Italia).
Foto: @kevin_rio (Instagram). 

El regatista del Real Club Náutico de Palma Antoni Massanet participará a partir del próximo miércoles en el Campeonato del Mundo juvenil de la clase Persico 69F, un monocasco con foils de última generación que se asemeja a los barcos voladores de la America’s Cup. La competición, en la que tomarán parte ocho equipos procedentes de Estados Unidos, Holanda, Noruega, Suiza, Italia, Hong Kong y España, se disputará en la bahía de Gaeta (Italia). El conjunto español está formado por Massanet (caña), Iset Segura (trimmer de mayor) y los hermanos argentinos Luca y Machi Contessi (control de vuelo).

Esta es la primera regata de Antoni Massanet a bordo de un Persico 69F, aunque ya sabe lo que es navegar con foils gracias a su experiencia previa en las clases Moth y GC32. La oportunidad de competir en el mundial juvenil surgió cuando el entrenador italiano Lorenzo de Felice le propuso formar un equipo para la regata de Gaeta. “No me lo pensé dos veces y aquí estamos, entrenando desde hace 15 días”, explica Massanet, quien admite que la embarcación es “bastante compleja”, aunque, tras la rápida e intensa preparación de los últimos días, se ve con posibilidades de estar en el podio: “Hemos estado navegando siempre en la cuarta posición, pero ayer (por el domingo) hicimos un segundo y un tercero en la regata de entreno, y vemos que podemos estar arriba”,

El Persico 69F es un barco muy rápido que, según indica Massanet, depende mucho del trimado de la mayor: “Si la llevas muy abierta, no despegas; si la llevas demasiado cazada, tampoco… Es muy difícil encontrar equilibrio, pero cuando lo consigues, puedes  ‘volar’ a más de 32 mundos, que es nuestro récord de velocidad y el del resto de la flota con la que entrenamos”,

Las reglas de la clase son muy estrictas para garantizar la seguridad de los regatistas. Es obligatorio llevar casco y chaleco para protegerse de eventuales impactos. Los barcos no pueden acercarse unos a otros más de cuatro metros y hay que dejar una distancia de al menos dos metros al doblar las boyas. “Es una navegación muy radical, nada que ver con la de un barco convencional”, recalca el deportista del RCNP. Las pruebas no duran más de 15 minutos y consisten en un través, una popa, un través y una ceñida. Las mayores velocidades se consiguen con vientos frescos y portantes. En el caso de que la brisa no sea suficiente para que los foils generen sustentación, éstos se pueden sacar fuera del agua para evitar rozamiento.

Massanet (21), Segura (20) y los hermanos Machi (20 y 18) son la tripulación más joven del campeonato, donde se dan cita varios de los mejores especialistas de la clase Nacra (17), el catamarán olímpico con foils.

Foto: @kevin_rio (Instagram). 

Compartir